El amianto siempre se ha considerado un material milagroso desde la época de los griegos, ya que poseía una elevada resistencia mecánica, es casi incombustible, inalterable por ácidos, poco conductor de la electricidad y lo más importante: Abundante.

Es curioso, pero el nombre que tiene actualmente viene derivado de la época romana, lo que significaba “inextinguible” o “inalterable”.

Debido a sus propiedades y su reducido coste, se empleó a lo largo del siglo XX de manera desmesurada llegando a emplearse para la construcción de casas, colegios, fábricas y en los edificios de oficina.

A finales de 2001 se prohibió el amianto en España debido a que se demostró que causaba enfermedades como cáncer o fibrosis pulmonar.

Así nace Gestión del Amianto, una entidad especializada en el asesoramiento y retirada del amianto con alcance nacional.

Nuestra misión es eliminar todo el amianto de la nación y para ello nos basamos en 3 razones:

A) Viabilidad: La retirada de uralita puede llegar a ser muy costosa, razón por la que colaboramos con empresas de retirada de amianto en cada provincia para que el coste sea el menor posible para el cliente.

B) Salud. Si estás expuesto largos períodos de tiempo de uralita a sus partículas, puede generar enfermedades graves e irrevocables.

C) Medio ambiente: El asbesto debe estar en vertederos especializados con su correspondiente embalaje y tratamiento.