La exposición indirecta del amianto en niños ¿Cómo evitarla?

Existen varias razones por las que actualmente se encuentra el amianto en diferentes lugares, como tejados o antigüos frenos de coche. Este mineral era bastante económico y además es capaz de resistir altas temperaturas y a la corrosión química, además de poseer una serie de cualidades flexibles lo que lo hace bastante práctico.

Según la Organización Mundial de la Salud  en los próximos 40 años morirán alrededor de 107.000 personas que hayan trabajado en el sector del asbesto debido a su constante exposición sin protección.

Este mineral afecta a las personas que entran en contacto con las fibras suspendidas en el aire, las cuales provienen de la degradación del mineral, es por ello, que en viviendas anteriores al 2000 se recomienda realizar la sustitución de este material, por lo que no sólo afecta a aquellos trabajadores que trabajan con el asbestos, sino a personas que viven en lugares con cierta antigüedad.

Estar en contacto con estas fibras durante un extenso tiempo, puede dar lugar a diversas enfermedades graves como por ejemplo:

  • Asbestosis: Enfermedad progresiva que afecta al tejido pulmonar debido al efecto abrasivo de las fibras de asbestos en los alveolos pulmonares.
  • Cáncer de pulmón: Es lo que se puede generar si hay una exposición mayor a 10 años. Es la patología más agresiva debido a que es irreversible el daño que genera.

A parte de producirse estas enfermedades tan dañinas, existe otra problemática no menos preocupante. No sólo pueden padecer estas dolencias los trabajadores expuestos a amianto, también lo pueden vivir sus familiares, ya que las fibras del amianto pueden quedar depositadas en las ropas de los trabajadores que retiran amianto.

La ropa que contienen determinados niveles de amianto puede ser una fuente de exposición directa para los hijos de los trabajadores, por ello los trabajadores que retiran amianto utilizan material desechable (EPIS). Además, no sólo existe la exposición indirecta al amianto en viviendas con este material, sino en colegios y medios de transporte, como ha sido el metro de Madrid.

El problema de la exposición a los niños a este material en edades tempranas son más propensos a presentar enfermedades que incluso aquellas personas expuestas con más edad.

 

Medidas a adoptar para proteger a los niños contra el amianto

Aquellos trabajadores que estén expuestos al amianto deben tomar las siguientes medidas preventivas para evitar la exposición directa e indirecta a sus familiares:

  • Guardar la ropa desechable después de trabajar en una bolsa perfectamente sellada para luego eliminarla.
  • Ducharse en el espacio de trabajo (o cabina de descontaminación).
  • Evitar el contacto con otra ropa que no haya estado expuesta al amianto.
  • Evita lavar la ropa de trabajo con el resto de prendas.
  • Si piensas que un familiar ha podido estar expuesto a las fibras de amianto, le aconsejamos acudir al especialista de su cuadro médico para que realice las valoraciones oportunas.