¿Cuál es el proceso de destrucción del amianto en un vertedero?

Si tu vivienda es anterior al 2000 es posible que en tu casa o en tu edificio exista algún elemento construido con amianto y te estés planteando la posibilidad de retirarlo. Quitar el amianto no es una tarea sencilla, al tratarse de un material peligroso debe ser manipulado por una empresa especializada, cumpliendo muchos procesos legales, así como cumplir las medidas de seguridad por salud e higiene.

Primero, este material debe retirarse y desplazarse al vertedero, siendo la extracción controlada en húmedo la forma preferida de hacerlo, al controlar la cantidad de polvo liberado al medio ambiente durante la eliminación. Para ello, se usa un líquido especializado llamado encapsulante, que funciona como resina para que las partículas de amianto no se desprendan del elemento que se está manipulando, así su proceso de sellado es más seguro.

Al retirarse el amianto, este debe hacerse con su correspondiente equipo y señalización. Cuando se finaliza el proceso, este debe estar precintado en sus correspondientes sacas para su transporte.

¿Dónde se deposita el amianto para su destrucción? 

La uralita no puede ser depositado en cualquier lugar al ser un residuo peligroso. Después de que este sea retirado hay que depositarlo en unos sacos o contenedores especialmente diseñados para materiales peligrosos, que además deben estar señalizados.

El destino final es un vertedero autorizado para el depósito y tratamiento especializado de residuos de amianto, no puede ser jamás depositado en un punto limpio o en un vertedero normal, sino que tiene que llevarse a este tipo de vertederos autorizados donde se garantiza que las fibras del fibrocemento no pasarán a la atmósfera. También hay otra opción, que es transportar el residuo a un punto de acopio homologado para la uralita, para luego acabar en el vertedero.

¿Cómo se destruye el amianto?

Cuando el material llega al vertedero, estos son los finales que pueden tener:

  • Almacenamiento: Actualmente, es el método más utilizado en todos los países del mundo debido a su alto coste de destrucción, por lo que normalmente se trata como los residuos nucleares, se entierra bajo tierra con un recubrimiento de hormigón. Periódicamente, debe efectuarse una evaluación del riesgo de exposición probable de los operarios del vertedero que se ocupan de transportar o enterrar las bolsas de residuos, los cuales deben someterse a muestreos individuales. Los empleados deben protegerse contra el riesgo de exposición (provocada, por ejemplo, por la rotura de las bolsas o los embalajes de los residuos durante su transporte o enterramiento) mediante la utilización de equipos de protección adecuados (filtros de partículas de alta eficacia en el aire acondicionado de las cabinas de los vehículos y uso de equipos de protección respiratoria aptos para amianto y ropa protectora, así como vestuarios o instalaciones de descontaminación).
  • Vitrificación: Este proceso se lleva a cabo en platas de transformación de residuos, las cuales incineran el amianto a una gran temperatura, el cual hace una reacción química que convierte el residuo peligros en uno inerte reutilizable como conglomerado de construcción. El problema de este proceso, que consume mucha energía y recursos, por lo que no sale rentable.
  • Método ABCOV: Sólo hay una empresa en el mundo que procesa el amianto para su conversión a través de procesos químicos patentados, que convierten el amianto en arena y como material inerte. Aquí te adjunto su metodología por si le quieres echar un vistazo: ABCOV.
  • Proyecto «Amiante»: Es un proyecto que funciona a través de los fondos Europeos que tiene como fin convertir el amianto en material inerte a través de un proceso que no influya ecológicamente en el entorno. No parece que esté en funcionamiento a día de hoy.

Anexo: Fuentes

Normativa aplicable:
Ley 10/1998 de 21 de abril, de residuos.
RD 952/1997, de 20 de junio, que modifica el RD 833/1998.
Orden Mam/304/2002, de 8 de febrero, que publica la lista europea de  residuos.

Trasposición normativa europea:
RD 1481/2001 de 27 de diciembre, por el que se regula la eliminación de residuos mediante depósito en vertedero.