El amianto o asbesto es un material empleado en la construcción hasta los años 90 en España para elementos como depósitos de agua, bajantes o canales de desagüe, tejados de naves, gallineros e incluso para algunos patios de comunidades. Esto se debe a que era un material manipulable y con buenas características de impermeabilización e ignífugas, además de ser barato.

Aunque hubo antes de 1930 muchas evidencias de que este material era cancerígeno, no fue hasta el 2002 cuando se prohibió definitivamente en España tanto su uso como su comercialización, sustituyéndose por otros como fibra de celulosa, vinílicas o de vidrio.

Este material debería haberse retirado por completo a día de hoy, pero debido al coste en el proceso de la retirada de amianto, aún está presente en muchísimos lugares e incluso colegios. Algunos años los ayuntamientos ofrecen subvenciones para la eliminación de uralita, dentro de la partida de las rehabilitaciones de edificios.

¿Dónde se tira el amianto?

El riesgo de la manipulación del amianto reside en su desprendimiento de fibras al retirarse, ya que estas pueden entrar en nuestros pulmones y generar enfermedades peligrosas. Por ello, es importante tomar precauciones empleando EPIS o elementos desechables para evitar el contacto con la piel u con otros elementos textiles. Lo más recomendable es llamar a una empresa especializada en retirada de amianto, ya que estos tienen que etiquetarse y empaquetarse en sacas especiales para ello, así como transportarse en vehículos homologados para ello hasta vertederos autorizados para ello, los cuales no pueden acceder los particulares.

Destacar por último, de que si las autoridades te encuentran retirando este material sin una empresa especializada, puedes recibir sanciones económicas importantes.

¿Puedo tirar el amianto en un contenedor de escombros?

La respuesta es no, sólo pueden transportarse hasta vertederos homologados para ello. En caso contrarío puede ser penalizado tanto económicamente y cerrar la empresa que está haciendo eso, ya que está poniendo en peligro la vida de las personas. Si quiere asegurar si el material contiene amianto, deberá realizar una prueba de amianto en un laboratorio homologado para ello.