Tuberia Fibrocemento de Agua | Dudas y Normativa

tuberias-fibrocemento

Según la Asociación Española de Abastecimiento y Saneamiento (EAAS), en España hay cerca de 200.000 kilómetros de tuberías de las agua potable hasta 2016, donde el 20% están fabricadas de fibrocemento con amianto.

Actualmente, no hay evidencias empíricas que demuestren que ingerir amianto en el agua sea peligroso, pero eso no quita, que sea importante la eliminación y sustitución de estas redes por otro tipo de materiales, que no sean potencialmente peligrosos para la salud pública.

Lo que sí es cierto, que está más que demostrado que respirar fibras de amianto en grandes cantidades, puede llevar a enfermedades graves como cáncer o asbestosis.

¿Qué son las tuberias de Fibrocemento?

Son tuberías compuestas por una mezcla de cemento, fibras de refuerzo como el amianto, sílice y agua, empleadas principalmente como conductos de redes de agua de saneamiento.

Destacan por tener una amplia variedad de tamaños y diámetros diferentes. Se han utilizado para la distribuión de agua en múltiples lugares y requieren de unos medios más especializados de lo habitual para su manipulación.

No confundir, las bajantes de fibrocemento, las cuales están en los edificios, con las tuberías de fibrocemento.

Medidas y diámetros

Las tuberías de fibrocemento tienen diámetros que van desde los 100 mm, hasta los los 4000 mm, según su función, las cuales tienen un peso de 2 kilos por diámetro cúbico, con medidas que van desde los 3 metros, 4 metros, 6 metros y 12 metros.

Además, los espesores que suelen tener varían dependiendo de longitud y la presión que tenga que soportar la tubería, siendo desde los 8 cm hasta los 72 cm de espesor.

Destacar, que no todas las tuberías de fibrocemento tienen amianto, de hecho, después de su prohición en 2002 se modificó los materiales, empleando fibras de vidrio para su construcción.

Aquí te dejamos la tabla de densidades de las tuberías de fibrocemento:

Tabla de densidades de las tuberías de fibrocemento. Datos extraídos de la empresa Nuvalsu

¿Cuál es el peligro de una tuberías de fibrocemento con amianto?

El principal problema proviene del desprendimiento de las fibras de amianto, la cual está más que demostrado que son cancerígenas en caso de respirarlas o inhalarlas.

Por esta razón, hay que cumplir con unas estrictas medidas de seguridad, como es el llevar el equipo de EPIS, seguir un protocolo y estar formado para ello.

Si dicha tubería sufre algún tipo de rotura, esta no puede tener ningún tipo de reparación bajo, según la ley, razón por la que puedes ser sancionado, aparte, de que si lo manipulas sin medidas preventivas, puede ser un riesgo para tu salud y la de todos.

También cabe la posibilidad, de requerir la unión o sellado de un tubo de fibrocemento con una tubería de PVC, en cuyo caso se recomienda hacer la instalación sin tocar la uralita, y mucho menos que sufra vibraciones, las cuales puede hacer que aumente la exposición al amianto.

Puedes ver los peligros de una tubería de fibrocemento con uralita en este artículo: Enfermedades del amianto.

¿Por qué se instalaron tuberías de fibrocemento?

En un principio, no se sabía que el amianto podía llegar a ser tan peligrosos, aparte el uso de este material era sumamente barato, poseia buenas capacidades ignífugas, fácilmente manipulable y además impermeabilizable.

Por ello, es normal que no sólo se utilizara para conductos de agua, sino también para bajantes, depósitos e incluso tejas.

Si quieres saber más sobre el amianto, puedes ver: Que es el amianto

¿Cómo saber si las tuberías son de amianto?

Hay 3 métodos para identificar si una tuberías de fibrocemento contiene amianto:

Comprueba la fecha

El primer paso es saber cuando se instaló la tuberías de fibrocemento, si esta fue después de 2002, lo más normal es que estés fuera de peligro.

Revisa la tubería

Debido a su antigüedad, lo más normal es que esté agrietada o haya sufrido algún tipo de daño, lo cual significa que puede estar contaminando el agua que fluye.

De hecho, según ciertos estudios, se estima que después de 40 años, el grosos de la tubería puede llegar a reducirse 8 milimétros.

Por ello, comprueba si hay restos grises o blancos en el recubrimiento del tubo.

También puede haber rastos en los accesorios o uniones de las tuberías.

Analiza el material

Considerando las dimensiones del problema, lo más lógico es realizar mediciones antes de realizar los trabajos, y comprobar si contiene amianto o no.

Para ello, recolecta una muestra cumpliendo con las medidas de prevención de riesgos laborales, y envía una muestra a un laboratorio homologado.

Estos métodos también pueden utilizarse para identificar una bajante. Igualmente, es posible que te interese nuestra sección de como reconocer el amianto.

Normativa para tuberías de fibrocemento

En caso de que te encuentres con una tubería de fibrocemento con amianto, tendrás que cumplir la legislación definida por el Real Decreto 396 2006 y lo mencionado por el Real Decreto 105/2008 de Residuos de Construcción y Demolición.

Aparte, tenemos que mencionar, que si esta tubería está en una zona que afecte a la vía pública, tendrás que tener en cuenta la normativa vigente.

Cómo se corta una tubería de fibrocemento

Con lo que llamamos un cortatubos, el cual ejerce una presión mecánica sobre la tubería de uralita, de modo que no hay una liberación de partículas de amianto, cumpliendo así con el protocolo a la hora de retirar fibrocemento.

Te explicamos como funciona el procedimiento aquí: Como cortar fibrocemento.

Quién se encarga de la retirada de tuberías de fibrocemento

En términos generales, son las empresas de retirada de amianto, inscrita en el RERA, pero es posible que al ser un componente de grandes dimensiones y requerir de métodos de trabajo tan específicos, aparte del procolo de trabajo de amianto, puede que tengas que buscar a una empresa de cierto volumen, o que esté especializada en la manipulación de tubos.

Puedes pedirnos presupuesto a nosotros y buscamos a la empresa más cercana que pueda encargarse del tema: Presupuesto para retirar tubería.